Un hombre que afirma ser líder de los rebeldes de Sendero Luminoso, en Perú, dice que está dispuesto a detener la lucha armada del grupo si el gobierno otorga amnistía a sus combatientes y negocia un acuerdo político.

El hombre que se hace llamar camarada Artemio habló con la prensa desde un lugar secreto en la selva.

El gobierno probablemente no esté de acuerdo con los pedidos de Artemio, sin embargo, el otrora despiadado grupo rebelde ha sido debilitado significativamente por el arresto, en 1992, de su principal líder y fundador, Abimael Guzmán.

La violencia ha declinado desde entonces, pero los rebeldes aún atacan ocasionalmente a las fuerzas de seguridad.

El año pasado, los rebeldes emboscaron y dieron muerte a ocho soldados.

Unas 70 mil personas han muerto en combates entre el gobierno peruano y el grupo maoísta desde 1980.