Una corte holandesa declaró culpable a cuatro militantes islámicos de cometer actos terroristas contra políticos y el servicio de inteligencia del país.

La corte en Ámsterdam sentenció, este viernes, al líder del grupo, Samir Azzuouz, a ocho años de prisión.

Otros tres acusados fueron condenados a sentencias de tres a cuatro años de prisión.

Otros dos sospechosos fueron absueltos de haber participado en conspiraciones terroristas.

El juicio fue visto ampliamente como una prueba de las estrictas nuevas medidas anti terrorismo aprobadas por Holanda.

Azzouz fue absuelto en 2005 de planear ataques a edificios gubernamentales.

En su primer juicio, los fiscales buscaron vincularlo al llamado Grupo Hofstad involucrado en el asesinato del cineasta holandés y crítico del islam Theo van Gogh.

El líder de Hofstad, Mohammad Bouyeri, está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua en conexión con el asesinato.