Cientos de miles de libaneses se encuentran congregados en el centro de Beirut, en una masiva protesta convocada por Hezbolá contra el gobierno pro occidental del primer ministro Fuad Siniora.

Soldados del ejercito libanés y agentes de policía han acordonado la zona donde está ubicada la oficina de Siniora en Beirut, y han cerrado las vías que conducen a la zona.

Los manifestantes enarbolan banderas libanesas y piden la destitución del primer ministro.

Hassan Nasrallah, jefe de Hezbolá, acusó de incompetente al gobierno. Hezbolá y sus aliados pro sirios dicen que el gobierno de Siniora es un títere de los Estados Unidos.

El grupo extremista está exigiendo la elección de un nuevo gobierno de unidad nacional.

El grupo chiita Hezbolá exige la integración de un gobierno de unidad nacional.

El primer ministro Fuad Siniora ha prometido resistir esfuerzos para derrocarlo, diciendo que no hay manera de cambiar de gobierno, a menos que sea mediante el Parlamento.

El apoyo chiíta para Hezbolá ha aumentado luego de los 34 días de guerra este año entre el grupo militante e Israel.