Gobernantes europeos harán más severas sus políticas de expansión en la cumbre de dos días de la Unión Europea que comienza hoy, jueves, en Bruselas.

La reunión cimera se produce tres días después que el bloque decidiera congelar parcialmente las conversaciones de acceso de Turquía, debido a que no normalizó relaciones con Chipre, actual miembro de la UE.

Un vocero de la cancillería turca criticó la acción de la Unión Europea y dijo que es injusta y que representa una rendición ante la presión greco-chipriota.

Turquía aceptó el año pasado extender su acuerdo aduanero con la Unión Europea a 10 países, entre ellos Chipre, que se unió al bloque en 2004.

Sin embargo, no ha abierto sus puertos y aeropuertos a embarcaciones y aviones de Chipre, bajo el internacionalmente reconocido gobierno encabezado por los greco-chipriotas.

Rumania y Bulgaria deben ingresar formalmente a la Unión Europea el primero de enero.

Otros candidatos, incluso Croacia, Macedonia y Turquía, tendrán que seguir esperando.