El ministro de relaciones exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, negó haber tenido conocimiento acerca del secuestro estadounidense de un ciudadano alemán de ascendencia libanesa, quien afirma que fue torturado por la CIA.

Steinmeier hizo el comentario este jueves, en Berlín, en testimonio rendido ante una comisión parlamentaria que investiga el caso.

El alto funcionario también negó que Alemania haya desempeñado algún papel en el secuestro de Khaled el-Masri, en 2003, quien afirma que agentes de la CIA lo detuvieron en Macedonia y lo llevaron a Afganistán, donde lo interrogaron durante cinco meses, acerca de actividades terroristas.

Un informe del diario Berliner Zeitung dice que Steinmeier fue informado de que el hombre estaba detenido por la CIA pero que no pasó la información a los legisladores.

La coalición de gobierno quería cerrar la investigación después del testimonio previo, pero la oposición dijo que quería presionar a Steinmeier sobre lo que llamaron “importante nueva evidencia”.