Un grupo de infantes de Marina de Estados Unidos será presentado de cargos oficialmente hoy, jueves, en conexión con el asesinato de 24 civiles iraquíes en la población iraquí de Haditha, en noviembre del año pasado.

Investigadores han venido averiguando en las últimas semanas informes de que los efectivos norteamericanos dieron muerte a civiles, entre ellos mujeres y niños, después que uno de sus compañeros pereció al estallar una bomba de fabricación casera colocada a orillas de un camino.

Los abogados de la defensa dicen que los civiles murieron al quedar atrapados en medio de un tiroteo entre los infantes de Marina e insurgentes iraquíes.

Autoridades militares inicialmente atribuyeron la muerte de 15 civiles a la explosión de una bomba y al subsiguiente enfrentamiento con insurgentes.

A principios de diciembre, el diario The New York Times informó que por lo menos cinco infantes de Marina enfrentarán cargos que van desde homicidio negligente a homicidio culposo.