Una delegación de legisladores estadounidenses viaja a Bolivia, la semana próxima, para mantener conversaciones sobre comercio y narcotráfico.

El grupo de seis integrantes incluirá al próximo líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid.

Está previsto que se reúna con el presidente de Bolivia, Evo Morales, durante su estadía en La Paz.

El embajador estadounidense en Bolivia, Philip Goldberg, ha criticado el plan de Morales para elevar el límite legal de hectáreas para el cultivo de hoja de coca.

Goldberg dice que un superávit de coca siempre terminará siendo usado para fabricar cocaína, porque los narcotraficantes pueden pagar más que las industrias legales.

El representante diplomático habló tras reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, para renovar un acuerdo sobre la lucha contra las drogas ilegales.

El nuevo acuerdo reduce la asistencia antidrogas de Estados Unidos a Bolivia en un 25 por ciento, por un total de 34 millones de dólares.