Organismos de ayuda de Naciones Unidas dieron a conocer que Corea del Norte enfrentará una muy grave crisis de alimentos en 2007 a menos que los países donantes contribuyan con los programas que necesiten de asistencia vital.

Michael Bociurkiw, portavoz de UNICEF, dijo hoy en Ginebra que la producción de alimentos en Corea del Norte bajó 20% y que la ayuda bilateral y multilateral solo cubrirá una fracción de las necesidades del pueblo.

Bociurkiw urgió a los donantes a ir más allá de la política y renovar su apoyo. Indicó que las mujeres y los niños serán los más vulnerables.

Graves inundaciones a mediados de 2006 y la decisión del gobierno norcoreano de no aceptar ayuda humanitaria han reducido gravemente los suministros de alimentos.

El portavoz del programa de alimentos de la ONU Simon Pluess dijo que su organización también tiene pocos fondos y suministros para ayudar a los norcoreanos que lo necesiten.