Miles de personas están rindiendo un discreto tributo al ex presidente estadounidense Gerald Ford en el Capitolio en Washington, donde su féretro permanecerá en capilla ardiente durante todo el día de hoy, lunes.

Un constante flujo de personas ha pasado frente al ataúd de Ford, envuelto en la bandera, desde el domingo para recordar al hombre que asumió la presidencia tras la renuncia de Richard Nixon en 1974.

El presidente Bush irá al Capitolio hoy a rendir tributo a Ford, tras retornar de su hacienda en Crawford, Texas. El martes, habrá un servicio fúnebre para Ford en la Catedral Nacional de Washington.

El trigésimo octavo presidente será sepultado el miércoles, en Grand Rapids, Michigan, ciudad donde creció. Ford murió el pasado martes a los 93 años en su casa en California.

Ford pasó casi 26 años en la Cámara de Representantes, ocho meses como vicepresidente y dos años y medio como presidente de Estados Unidos.

Muchos creen que él ayudó a la nación a recuperarse del trauma de la guerra de Vietnam y del escándalo político de Watergate que forzó a Nixon a renunciar.