El ataúd con el cuerpo del ex presidente de Estados Unidos, Gerald Ford, llegó a su ciudad de Grand Rapids, Michigan, donde permanecerá a la vista del público toda la noche, en la víspera de su entierro que se llevará a cabo este miércoles.

 

Miles de personas pasan por el féretro para despedirse del ex mandatario  antes de ser sepultado en ceremonia privada en los predios del museo presidencial que lleva su nombre en Grand Rapids.

 

El trigésimo octavo mandatario de Unidos falleció la semana pasada en California a los 93 años de edad.

 

Ford fue transportado vía aérea a Grand Rapids desde Washington, donde dignatarios y otros le tributaron homenaje este martes, durante un servicio fúnebre en la Catedral Nacional de Washington.

 

Tres ex presidentes de Estados Unidos  --Bill Clinton, George Bush padre y Jimmy Carter—estuvieron entre los tres mil asistentes.

 

Al hablar en el funeral, el presidente George Bush hijo recordó a Ford como un gran hombre que llegó a la presidencia durante uno de los momentos más divisivos de la historia estadounidense. Señaló que Ford ayudó a restablecer la confianza en el funcionamiento de la democracia, y que el mundo vio lo mejor de Estados Unidos en su persona.

 

Ford, miembro del Partido Republicano, asumió la presidencia en 1974, luego que Richard Nixon renunciara durante el escándalo político de Watergate.

 

El ex presidente George Bush padre, recordó el sentido de humor de Ford, y dijo que su vida estuvo marcada por honor e integridad.

 

Luego de permanecer de permanecer en el Capitolio de Washington desde el sábado, el féretro de Ford fue trasladado para los actos de este día, que fue declarado de Duelo Nacional.