El presidente de Israel Moshé Katsav enfrenta cada vez mayor presión para que renuncie después que el fiscal general del país dijo que planea acusarlo de presuntos delitos sexuales.

Este miércoles en un comunicado, la ministra de Relaciones Exteriores y ministra encargada de Justicia, Tzipi Livni, dijo que la renuncia del presidente sería apropiada en este momento.

Agregó que el mandatario debería preparar su defensa desde fuera de la residencia presidencial.

Varios legisladores también han exhortado a la renuncia del presidente. Algunos incluso han amenazado con buscar acción legislativa para destituirlo.

Moshé Katsav, quien niega las acusaciones, tiene planeado ofrecer una conferencia de prensa este miércoles. Informes periodísticos dicen que podría anunciar una ausencia temporal de su cargo.

El fiscal general Menachem Mazuz dijo el martes que tiene suficiente evidencia para acusar al presidente por cargos que incluyen la violación una exempleada y obstrucción de justicia.