Las autoridades japonesas están realizando un ejercicio para someter a prueba su capacidad de responder a un brote de gripe aviar entre humanos.

El ejercicio llevado a cabo este lunes en la sureña prefectura de Tokushima se basó en un escenario en el cual un hombre japonés regresa del exterior con síntomas de la mortal cepa H5N1 de la gripe aviar.

Las autoridades están examinando su capacidad de hacer seguimiento al virus y encarar un probable brote.

Desde finales del 2003, 165 personas han muerto en el mundo a causa de la gripe aviar, la mayoría de ellas en Asia.

En Japón no se ha informado de ninguna infección humana.

El virus generalmente se propaga por contacto con aves infectadas, pero los expertos temen que podría mutar en una forma de fácil contagio entre humanos.