Un grupo de derechos humanos de Noruega afirma que Vietnam se niega a permitir que su presidente entregue un premio a un monje budista.

La fundación Rafto, dice que Hanoi se ha negado a otorgar una visa de entrada a Arne Lynngaard, para que pueda entregar el principal premio de derechos humanos de su organización al monje de 77 años, Thich Quang Do.

Voceros de Rafto dicen que el premio es un reconocimiento a Do, por sus tres décadas de oposición pacífica al gobierno comunista de Vietnam.

El monje budista ha instado a las autoridades vietnamitas a iniciar un diálogo sobre reformas democráticas y derechos humanos.

Do, quien pasó 25 años en prisión y permanece bajo arresto domiciliario, decidió no viajar a Noruega a recibir el galardón porque teme que las autoridades vietnamitas no le permitan regresar al país.