Decenas de jóvenes bielorrusos desafiaron a las autoridades el miércoles y realizaron una marcha anual por el Día de San Valentín, en Minsk.

La policía arrestó a cinco miembros del grupo Frente Joven, el cual organizó la marcha que había sido prohibida por las autoridades.

Activistas dijeron a la prensa que quieren que Belarus tenga vínculos más estrechos con Europa.

Los manifestantes marcharon por la capital bielorrusa con la intención de entregar tarjetas de San Valentín a varias embajadas europeas, pero la policía intervino después que salieron de la misión diplomática francesa.

El presidente de Belarus Alexander Lukashenko ha sido calificado por gobiernos occidentales como “el último dictador europeo”, por sus políticas represivas contra la oposición.