Explosiones y fuego resultaron en la muerte de por lo menos 66 personas y causaron heridas a por lo menos 50, en un tren que se dirigía a Pakistán, desde el norte de India.

Los pasajeros supervivientes dicen que dos explosiones destrozaron dos coches del llamado Friendship Express, el domingo por la noche.

Dos valijas con bombas que no estallaron fueron encontradas en el lugar.

Las autoridades dicen que las víctimas quedaron atrapadas debido a que las ventanas de los coches estaban bloqueadas por barras.

Hay indios y pakistaníes, entre las víctimas, si bien la mayoría de los pasajeros eran pakistaníes.

El ministro del Interior indio dijo que el hecho tuvo como fin sabotear el proceso de paz entre India y Pakistán.

El primer ministro de India, Manmohan Singh, expresó “dolor y enojo” y prometió que los responsables de los ataques serán atrapados.

El presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, dijo que el ataque no saboteará las gestiones de paz con India.

El canciller Khurshid Kasuri dijo que el atentado no impedirá que viaje a India, como estaba planeado, esta semana.