La agencia espacial de Estados Unidos, NASA, lanzó cinco satélites, la mayor cantidad que ha puesto en órbita con un solo cohete, para estudiar las tormentas geomagnéticas.

Los controladores de la misión dijeron que recibieron señales de los cinco satélites, tras el lanzamiento del sábado, en Cabo Cañaveral, Florida.

La misión tratará de reunir información sobre la interacción entre la radiación solar y el campo magnético de la Tierra, durante las tormentas geomagnéticas.

Esas tormentas, algunas veces, causan luces brillantes en el cielo sobre los polos Norte y Sur.

NASA indicó que, tener varios satélites que midan los niveles de radiación, ayudará a los científicos a señalar cuándo y dónde comienzan los cambios en las tormentas.

Científicos dicen que un mejor entendimiento del comportamiento de la energía solar ayudaría a proteger a los astronautas y las naves espaciales de sus efectos perjudiciales.