Los cuatro días del carnaval de Brasil continúan en Río de Janeiro con la competencia de samba en las próximas dos noches.

Se espera que trece escuelas de la sensual danza brasileña compitan en el Sambódromo, un estadio construido especialmente para unos 60 mil espectadores.

Los competidores presentan espléndidos espectáculos con fantásticas carrozas alegóricas y miles de bailarines, a un costo de más de un millón de dólares.

La mayoría de los participantes proviene de los barrios pobres de Brasil y se anticipa que su presentación sea una bienvenida distracción tras la ola de violencia que ha plagado la ciudad en semanas recientes, la cual ha dejado por lo menos 15 muertos, entre ellos un conocido director de una de las escuelas de samba, y un niño de seis años.