Fuentes de seguridad palestinas informan que soldados israelíes dieron muerte a tres palestinos durante un allanamiento en la población cisjordana de Jenín.

Testigos identificaron a los muertos como líderes locales de Jihad Islámico.

Ellos afirman que después que uno de los militantes resultó herido, un comando israelí le dio un disparo en la cabeza, estilo ejecución. El Ejército de Israel niega el hecho.

El gobierno israelí informó que los militantes estaban planificando ataques suicidas.

Jihad Islámico respondió disparando hoy varios cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel. No se informó de bajas.

Fuerzas israelíes también regresaron a la población cisjordana de Naplusa e impusieron toque de queda en la densamente poblada sección antigua de la ciudad, mientras buscaban extremistas.

El alcalde de Naplusa, Avital Leibovich, dijo que de allí salen más terroristas suicidas que de ninguna otra parte.

El primer ministro palestino Ismael Haniyeh, del gobernante grupo Hamas, condenó la intensificación de las operaciones militares israelíes.

Funcionarios palestinos en Naplusa dicen que las incursiones israelíes en los últimos días y el toque de queda han afectado severamente la economía de la ciudad.