Altos funcionarios de inteligencia estadounidenses dijeron que es probable que los líderes iraníes hayan estado al tanto de que armas fabricadas en su país son usadas contra las fuerzas estadounidenses en Iraq.

Sin embargo, al testificar ayer (martes) ante una comisión del Senado, esos funcionarios no vincularon directamente al gobierno de Teherán con tales ataques.

El principal oficial de inteligencia de Estados Unidos dijo que hay pruebas de que una unidad élite de la Guardia Revolucionaria iraní, conocida como la Fuerza Quds, contrabandeó armas de fabricación iraní a Iraq.

No obstante, el director nacional de inteligencia, Mike McConnell, no pudo afirmar con seguridad si el gobierno de Irán está directamente involucrado en dicho proceso.

El director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, teniente general Michael Maples, señaló que hay pruebas de que Irán está entrenando milicias iraquíes para el uso de armas iraníes y que el grupo militante islámico Hezbollah, del Líbano, está involucrado en ese entrenamiento.