Un gran jurado en el estado de Mississippi declinó acusar formalmente a una anciana en relación con el asesinato, en 1955, del adolescente negro Emmet Till, el cual se convirtió en un hecho clave en el movimiento de los derechos civiles de Estados Unidos.

Fiscales en el Condado Leflore acusaron de homicidio premeditado a Carolyn Bryant Donham, quien presuntamente identificó a Till, de 14 años de edad, luego de que le silbara al pasar.

El chico fue posteriormente secuestrado cuando se encontraba en casa de un tío y fue salvajemente golpeado antes de ser asesinado a tiros.

Su cadáver mutilado fue encontrado días después en un río cercano.

El Departamento Federal de Investigaciones, FBI, reabrió el caso de Till en 2004 para determinar si hubo otra gente implicada en el crimen.

La entidad entregó el caso a fiscales de Mississippi el año pasado, después de decidir que presentaría cargos formales.