El organismo nuclear de las Naciones Unidas aprobó reducciones drásticas en sus proyectos de ayuda técnica a Irán debido a preocupaciones de que Teherán podría estar tratando de fabricar armas bajo la cubierta de un programa nuclear civil.

Los 35 miembros de la junta de gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica decidieron, este jueves, congelar o controlar casi la mitad de sus casi más de 50 proyectos de ayuda para Irán.

La decisión del OIEA se produce a raíz de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada en diciembre, que prohíbe transferencias de ayuda y tecnología relacionadas a la actividad nuclear y proyectos misilísticos de Irán.

Irán ignoró la resolución que también exigía que suspendiera sus actividades de enriquecimiento de uranio en 60 días.

Irán rechazó, el miércoles, una solicitud de la Unión Europea de aceptar la demanda de la ONU a cambio de un levantamiento simultáneo de ayuda tecnológica.