El ex jefe de asesores para políticas ambientales de la Casa Blanca Philip Cooney se defendió contra quienes lo acusan de haber editado informes sobre el calentamiento global, con el objeto de cumplir con las metas políticas de Bush.

Cooney testificó ante el Congreso el lunes señalando que los cambios que hizo concuerdan con un informe publicado en 2001 por la Academia Nacional de Ciencias.

El representante demócrata Henry Waxman, quien preside la Comisión de la Cámara de Representantes para la Supervisión de las Reformas Gubernamentales, dijo que los cambios efectuados por Cooney tuvieron por objeto exagerar la falta de certeza respecto a la contribución del país al calentamiento global.

Antes de integrarse a la Casa Blanca en 2001, Cooney fue cabildero para la industria petrolera estadounidense.

El asesor dejó la Casa Blanca en 2005, cuando se integró al equipo de asesores de la empresa Exxon.