El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, resultó conmocionado pero ileso, este jueves, tras una ruidosa explosión que estremeció la zona verde de Bagdad, donde visitaba al primer ministro Nouri al-Maliki.

El jefe de la ONU y el líder iraquí sostenían una conferencia de prensa conjunta cuando ocurrió la explosión. No quedó claro de inmediato que causó la explosión.

Por otra parte, fuentes militares estadounidenses dijeron que fuerzas de la coalición en Basora y Hillah capturaron a miembros de la red Khazai que, dicen, está directamente conectada con el asesinato de cinco soldados estadounidenses en Karbala, en enero.

En ese ataque, insurgentes usaron uniformes militares al estilo estadounidense y pasaron por un puesto de control en Karbala, tras lo cual mataron a un soldado estadounidense y secuestraron y dieron muerte a otros cuatro.

En otro acontecimiento, un funcionario iraquí dijo que el gobierno ha estado conversando con grupos insurgentes sunitas, en los últimos meses, tratando de persuadirlos de que depongan las armas.