El clan Hawiye, dominante en la capital de Somalia, dio a conocer que casi mil 100 personas murieron durante recientes enfrentamientos entre insurgentes y fuerzas progubernamentales.

El grupo estableció una comisión para evaluar daños y bajas de los cuatro días de intensos combates en Mogadishu que comenzaron el pasado 29 de marzo.

El informe de dicha comisión, dado a conocer anoche (lunes), dice que mil 86 personas perdieron la vida y más de 4 mil 300 personas resultaron heridas.

Un reporte previo de un grupo local pro Derechos Humanos calculó la cifra en 381.

El cese el fuego que paralizó los combates la semana pasada, continúa manteniéndose.