El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, respaldó una nueva legislación legalizando el aborto efectuadas hasta la décima semana de embarazo.

El mandatario aprobó la ley hoy, martes, cerca de un mes y medio después que los legisladores de ese país, predominantemente católico, aprobaran la legislación.

Un referendo nacional efectuado en febrero reflejó el apoyo popular al levantamiento de las restricciones al aborto.

Aunque aprobó la legislación, el presidente Cavaco Silva emitió una declaración describiendo el aborto como un “mal social” que debe evitarse.

El mandatario dijo que las mujeres en busca del procedimiento deberían recibir asesoría.

También dijo que a los médicos que se oponen al aborto debería permitírseles compartir sus objeciones con los pacientes.

Asimismo, Cavaco Silva afirmó que las posibles madres deberían informarse sobre los procedimientos de adopción.

La nueva ley pone a Portugal en la misma línea que mantiene la mayoría de los países europeos respecto al tema del aborto.

Sin embargo, tradicionalmente, los países en que la Iglesia Católica tiene gran influencia, incluyendo Polonia, Irlanda y Malta prohíben el aborto en todo tipo de circunstancias, salvo contadas excepciones.