Miles de profesores y otros trabajadores sindicalizados de todo Argentina se declararon en huelga el lunes, para presionar por mayores salarios y protestar por la muerte de un educador, ocurrida durante una manifestación efectuada la semana pasada.

La huelga nacional de un día fue convocada para subrayar el hecho de que los sueldos de los profesores no han mantenido el ritmo de incremento de los precios.

Los manifestantes también pidieron justicia en la investigación de la muerte del profesor Carlos Fuentealba.

En una protesta de menores proporciones efectuada la semana pasada en la sureña provincia de Neuquén, Fuentealba fue alcanzado por una lata de gas lacrimógeno lanzada por la policía que trataba de dispersar la manifestación.

El profesor murió de sus heridas al día siguiente.

Los activistas de este lunes instaron a las autoridades hallar a los culpables de la muerte del educador.

El servicio del sistema de tren subterráneo de Buenos Aires permaneció suspendido brevemente en un acto de solidaridad con los profesores.

Transmisiones de televisión en la provincia de Salta mostraron a la policía antimotines disparando gas lacrimógeno contra los manifestantes.