La Comisión Europea dio a conocer que está preocupada por la controversia que rodea al presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, y expresó que espera que la misma no afecte la cooperación entre los dos organismos.

Un vocero de la Comisión de Asistencia de la Unión Europea dijo que están observando de cerca la situación.

Wolfowitz ha prometido permanecer en el cargo, tras ofrecer una disculpa pública el jueves.

El alto funcionario admitió haber solicitado un sustancial aumento de sueldo para su novia Shaha Riza hace dos años, cuando ella fue asignada a dejar el Banco Mundial para trabajar en el Departamento de Estado.

En una medida sin precedentes, la asociación de personal del Banco solicitó a Wolfowitz su renuncia, indicando que él ha dañado la credibilidad del Banco.

Desde que asumió la presidencia del Banco Mundial en 2005, Wolfowitz se ha dedicado a luchar contra la corrupción.

Sus críticos dicen que es una hipocresía que él hable a los países en desarrollo sobre el tema al mismo tiempo que está involucrado en un escándalo de favoritismo.