La indignación ha aumentado entre los estudiantes de Virginia Tech y de sus padres hoy martes.

Ellos consideran como una grave falta de las autoridades universitarias del estado de Virginia, que no hayan advertido a los estudiantes ni hayan clausurado el campus luego del primer ataque de un hombre armado, quien terminó con la vida de 32 personas el lunes.

A los estudiantes no se les advirtió de peligro alguno durante más de dos horas, tras el primer ataque en una residencia universitaria, donde dos personas resultaron muertas.

El presidente de Virginia Tech, Charles Steger, dijo a reporteros, el lunes, que las autoridades y la policía pensaron que los primeros asesinatos correspondían a un incidente aislado y que el asesino había abandonado el campus.

Dos horas más tarde, el hombre armado dio muerte a 30 personas y dejó heridas a otras 15, en otro edificio, antes de suicidarse.

Entre los muertos figura un profesor de ingeniería indio y un conferencista israelí.

El incidente es consideado el más mortal tiroteo en la historia de Estados Undios.