El presidente electo conservador de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo que su victoria en la segunda vuelta electoral le ha dado un claro mandato para el cambio.

Sarkozy manifestó que el pueblo francés eligió el cambio al seleccionarlo a él.

Se cree que su nuevo gobierno hará profundas reformas económicas y sociales.

El mandatario electo prometió recuperar el orgullo nacional de Francia, diciendo que será el presidente de todos los franceses.

Sarkozy también prometió, textualmente, “restaurar el valor del trabajo, la autoridad, la moral, el respeto y el mérito”.

El presidente electo también prometió renovar las relaciones con Estados Unidos y el resto de Europa.

El período de gobierno de cinco años de Sarkozy comenzará el 16 de mayo.

Violentos disturbios aislados surgieron en la noche del domingo, en París y varias otras ciudades francesas, después que se anunció la victoria de Sarkozy.

La policía utilizó cañones de agua y gas lacrimógeno, para dispersar a los violentos.