Una corte rusa declaró culpable a un director de una escuela rural, en una remota región, por violar los derechos de propiedad intelectual, al permitir que sus estudiantes usaran computadoras con programas de Microsoft pirateados.

Los medios informativos rusos dicen que el maestro Alexander Ponosov fue acusado el año pasado, después que compró varias computadoras con programas sin licencia, para la escuela.

Ponosov, que dirige una escuela en la región rusa de Perm, testificó que no sabía que las computadoras tenían licencias falsas, cuando se las entregaron.

La corte le ordenó que pague una multa de unos 194 dólares, la mitad de su salario mensual.

Microsoft informó que no tuvo nada que ver con el juicio y que no tiene planes ni deseos de iniciar acción legal contra el maestro.