El gobierno de España está investigando si cazadores de fortunas submarinas extrajeron ilegalmente el tesoro de un naufragio en aguas territoriales españolas o de un galeón español hundido.

La compañía estadounidense Odyssey Marine Exploration anunció la recuperación de 500 mil monedas de oro y plata con un valor de por lo menos 500 millones de dólares de un barco que naufragó en el Océano Atlántico.

Ayer, lunes, el gobierno de España calificó de sospechoso el descubrimiento, en vista de que recientemente permitió a dicha compañía trabajar en aguas de Gibraltar, en busca de los restos de un barco hundido en 1694.

Por su parte, los medios de prensa británicos sostienen que el hallazgo podría corresponder a un naufragio registrado en la costa de Inglaterra en 1641.

La compañía Odyssey ha revelado pocos detalles sobre el hallazgo, aunque aclaró que el descubrimiento fue registrado en un área que está fuera de las aguas territoriales o de la jurisdicción legal de cualquier país.