La canciller alemana, Angela Merkel, instó a los países desarrollados a unir fuerzas para combatir el calentamiento global, pero dijo que duda que las naciones industrializadas puedan llegar a un consenso en su próxima cumbre en junio.

Durante un discurso al Parlamento alemán, este jueves, Merkel dijo que desea que los participantes en la cumbre del Grupo de los Ocho: Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Estados Unidos y Rusia, lleguen a un acuerdo sobre medidas para contener las emisiones de carbono, lo cual prepararía el camino para una extensión del Protocolo de Kyoto, de 1998.

Ese pacto, que estableció metas concretas para reducir las emisiones que afectan a la atmósfera expira en 2012.

Las metas de Alemania enfrentan fuerte oposición de Estados Unidos, país que en 2001 se retiró del Protocolo de Kyoto cuando el presidente Bush asumió su primer mandato.

La oposición estadounidense en parte se basa en preocupaciones de que el pacto no incluye objetivos obligatorias para los países en vías de desarrollo.