Activistas del medio ambiente llevaron al aire los esfuerzos por trasmitir su mensaje a la cumbre del G-8 en Alemania, pero la policía obligó a que su globo aerostático aterrizara.

El globo que llevaba un cartel exhortando a una rápida acción del G-8 sobre temas ambientales se elevó en el aire a alguna distancia del sitio de la cumbre en Heiligendamm.

Sin embargo, helicópteros de la policía que hacían cumplir un área de restricción de vuelos, respondió inmediatamente y forzó al aterrizaje a unos 10 kilómetros de distancia.

Las autoridades detuvieron a dos personas a bordo. Activistas del movimiento ambientalista Greenpeace dicen que tenían la esperanza de volar sobre el sitio de la cumbre.

El jueves, la policía interceptó dos lanchas rápidas que llevaban manifestantes a favor del medio ambiente que trataban de penetrar en el área de seguridad.

Una dramática persecución finalizó cuando un bote con funcionarios de seguridad chocó con los activistas.

La policía arrestó, el jueves, a más de 250 manifestantes cerca de una valla de seguridad frente al sitio de la cumbre.