Algunos familiares de víctimas del tiroteo en la Universidad Virginia Tech dicen que están enojados porque no fueron incluidos en un panel que investiga la masacre.

En una declaración que representa a los familiares de 13 de las 32 víctimas, los parientes dicen que también les disgusta cómo la universidad ha usado los nombres e imágenes de sus seres queridos para recaudar millones de dólares, sin consultar a las familias.

El gobernador de Virginia, Timothy Kaine, nombró un panel para investigar el ataque.

El presidente del grupo, W. Geral Massengill, defendió su decisión de no incluir familiares de las víctimas en el panel, diciendo que éste debe ser objetivo y no dejarse llevar por emociones.

El atacante, Cho Sueng-hui, mató a 27 estudiantes y cinco profesores en el campus de Virginia Tech, en Blacksburg, Virginia, el 16 de abril.

Cho, un estudiante universitario de 23 años, se suicidó.