Una corte en el estado de Texas, en el sur de Estados Unidos, decidió suspender la ejecución de una mujer declarada culpable de asesinar a un bebé.

La ejecución estaba programada para el miércoles.

La Corte de Apelaciones ordenó, el lunes, al tribunal que revise nuevas evidencias de que las lesiones que causaron la muerte del bebé podrían haber sido accidentales.

Cathy Lynn Henderson fue condenada en 1994 por la muerte de un bebé de tres meses que ella cuidada como niñera.

Henderson dijo que el niño murió después de que se le cayera accidentalmente de sus brazos, pero durante el juicio, el juez de instrucción Roberto Bayardo testificó que era imposible que el bebé muriera por lesiones causadas por una caída accidental.

Pero, ahora Bayardo indicó que nueva información científica ha generado dudas sobre su juicio original.

Bayardo dijo que si la nueva información hubiera estado disponible cuando se realizó el juicio original, él no habría testificado como lo hizo.