El Programa de Desarrollo de Naciones Unidas comunicó que está cooperando con las autoridades de Estados Unidos, en una investigación para determinar si Corea del Norte usó de manera inapropiada la asistencia que recibió de Naciones Unidas.

Pero el vocero del Programa, David Morrison, disputó algunas cifras proporcionadas por la investigación estadounidense, señalando que la agencia no coincide con las estimaciones estadounidenses, respecto a que transfirió siete millones de dólares a Corea del Norte entre 2001 y 2005.

El funcionario internacional dijo que la cifra sólo es de algunos cientos de miles de dólares.

Morrison afirmó que las autoridades estadounidenses no han dado, a la agencia, ninguna evidencia que respalde sus cifras.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, dijo el lunes que pidió al director de la comisión de presupuesto de la ONU que investigue las acusaciones.

El diario The Washington Post informó que las denuncias incluyen evidencia respecto a que las autoridades en Pyongyang derivaron hasta tres millones de dólares de fondos de asistencia a la compra de propiedades en Francia, Gran Bretaña y Canadá.