El presidente Bush agradeció a líderes religiosos y activistas comunitarios hispanos, por su apoyo a la reforma inmigratoria.

El mandatario habló hoy, viernes, en el desayuno de oración hispano nacional, en Washington.

Bush agradeció a los asistentes, quienes planean discutir la reforma de la inmigración, con sus legisladores.

El presidente también expresó su gratitud a la audiencia, por promover la pequeña empresa y la propiedad de hogares, así como la concientización acerca del VIH/SIDA y la importancia de la educación.

El desayuno de oración hispano nacional comenzó hace cinco años y ahora es una conferencia de tres días, en la que se presentan dirigentes políticos como el presidente, importantes miembros del Congreso y figuras políticas internacionales.