Un importante rebelde colombiano viajó a Cuba, después de ser liberado por el gobierno.

Rodrigo Granda, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, viajó a Cuba, el lunes, acompañado de un sacerdote católico.

Granda dijo que fue a la isla para una revisión médica.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, liberó al guerrillero hace dos semanas, a pedido de su homólogo francés, Nicolas Sarkozy.

El gobernante francés expresó esperanza de que Granda ayude a facilitar la liberación de la política franco-colombiana Ingrid Betancourt, quien fue secuestrada por las FARC, en 2002.

Los insurgentes de las FARC también tienen en su poder a tres ciudadanos estadounidenses.

Granda ha desalentado las esperanzas de que usará su viaje a Cuba para conseguir la liberación de los rehenes.