El Senado estadounidense votó revivir un controversial proyecto de ley de inmigración, apoyado por el presidente Bush, que legalizaría a millones de indocumentados.

El Senado votó 64 a 35 a favor de reanudar el debate y permitir una votación sobre la reforma de inmigración. Sesenta votos se necesitaban en la Cámara de 100 miembros para aprobar la medida. A principios de este mes, un voto similar también fracasó en el Senado.

La votación de este martes, usó normas del Senado para revivir el proyecto de ley propuesto por un grupo bipartidista de senadores e importantes funcionarios de la administración Bush.

El proyecto incluye medidas para incrementar la seguridad en la frontera y procedimientos para asegurar que los trabajadores que están en los Estados Unidos cuentan con documentos legales. También daría a los 12 millones de inmigrantes ilegales, que ya están en el país, la oportunidad de solicitar su residencia legal.

Algunos legisladores de tendencia conservadora se oponen enfáticamente a la medida que permitiría a los indocumentados solicitar residencia permanente, alegando que es igual a una amnistía. Las organizaciones sindicales también se oponen a la medida, y dicen que el programa de trabajadores temporarios creará una clase inferior de jornaleros mal pagados.