Irán rechazó acusaciones de Estados Unidos respecto a que Teherán está usando al grupo extremista chiíta Hezbolá, con sede en el Líbano, para armar a extremistas chiítas en Irak.

Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní dijo que las autoridades estadounidenses han estado haciendo lo que llamó declaraciones falsas y ridículas, para obtener ventajas políticas, sin brindar ninguna evidencia.

Previamente, el lunes, fuentes militares estadounidenses afirmaron que las fuerzas de elite Quds, de Irán, e instructores de Hezbolá entrenan unos 20 a 60 iraquíes por vez, luego los envían de vuelta a Irak, para cometer ataques.

El brigadier general Kevin Bergner también expresó que un importante agente de Hezbolá, Alí Musa Daqduq, fue capturado, en marzo, en el sur de Irak. El general acusó a la fuerza Quds de participar en un ataque perpetrado en enero, en Karbala, en el cual murieron cinco efectivos militares estadounidenses.

Fuentes militares estadounidenses dijeron, este martes, que fuerzas de Estados Unidos dieron muerte a 23 insurgentes el sábado y domingo durante combates en la occidental provincia de al-Anbar, incluyendo siete combatientes armados como atacantes suicidas.