Después de reunirse este miércoles con el presidente Bush líderes del Congreso estadounidense dijeron que tratarán de aprobar esta semana una legislación que expandiría la autoridad gubernamental para monitorear secretamente conversaciones telefónicas y por correo electrónico.

El mandatario pidió a los congresistas que aprueben dicha legislación, actualizando la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, que data de hace 30 años, antes de que los legisladores comiencen sus vacaciones de agosto.

El presidente Bush quiere reformas en la ley con el fin de permitir al gobierno interceptar, sin orden judicial, las comunicaciones que involucran a presuntos terroristas fuera de Estados Unidos.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que cree que la Cámara puede aprobar el proyecto legislativo esta semana, pero el dirigente de la mayoría senatorial, Harry Reid, no promete que el Senado pueda aprobar dicho plan en tan corto tiempo.