El primer ministro de Irak, Nouri al-Maliki, se encuentra en Turquía, para sostener conversaciones que se prevé estén centradas en inquietudes de seguridad y en los rebeldes turcos-kurdos que utilizan territorio iraquí como refugio.

Maliki describió la visita como una gestión destinada a desarrollar amplias relaciones bilaterales.

Se prevé que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, advierta a Maliki, hoy, martes, que no permita que los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, PKK, por sus siglas en inglés, encuentren refugio en el norte de Irak.

Turquía ha amenazado con efectuar incursiones al otro lado de la frontera, para destruir bases del PKK.

Estados Unidos e Irak señalaron que una operación de ese tipo desestabilizaría la situación relativamente calma en el norte, predominantemente kurdo.

El jefe de gobierno kurdo, Massoud Barzani, ha rechazado las exigencias de Turquía en cuanto a reprimir a los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Maliki viaja a Irán el miércoles.

En Irak, las fuerzas estadounidenses afirmaron que militares de la coalición mataron a ocho terroristas, en incursiones en todo el país.