La policía de Brasil, con el apoyo de la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, arrestaron a Juan Carlos Ramírez Abadía, considerado uno de los más poderosos lideres del cartel colombiano del Norte del Valle.

Ramírez Abadía fue detenido, junto a su esposa, en una urbanización de lujo de Aldeia da Serra, uno de los municipios del área metropolitana de Sao Paulo.

Al momento de su detención, Ramírez Abadía se identificó como ciudadano italiano, de nombre Marcelo Javier Unzue, y portaba un pasaporte argentino.

El jefe de la policía de Sao Paolo, Fernando Franchisccini, explicó a los medios que Ramírez Abadía es “responsable de unos 300 homicidios en Colombia y al menos otros 15 en Estados Unidos".

Ramírez Abadía, de 44 años, es requerido por las autoridades colombianas, acusado de enviar toneladas de cocaína a los Estados Unidos y ordenar el asesinato de policías e informantes en ambos países.

El operativo buscaba desmantelar una red de narcotráfico en Brasil y con la ayuda de la DEA se logró dar con la captura del Ramírez Abadía, quien es además solicitado en extradición por un tribunal en Estados Unidos.

El cartel del Norte del Valle, en Colombia, considerado uno de los más poderosos, es acusado de exportar alrededor de 500 toneladas de cocaína desde 1999.