Los candidatos presidenciales demócratas estadounidenses están buscando el apoyo de los sindicatos laborales, al abogar por más inversión en proyectos de infraestructura, lo cual crearía mas puestos de trabajo.

Siete de los candidatos realizaron un debate televisado, auspiciado por la principal organización sindical estadounidense, el martes, en Chicago.

Los tres candidatos que encabezan las encuestas de opinión, la senadora de Nueva York Hillary Clinton, el senador de Illinois Barack Obama, y el ex senador de Carolina del Norte John Edwards, no llegaron a decir que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, conocido como NAFTA, debería ser abolido.

Pero afirmaron que el NAFTA debe ser corregido porque se han perdido muchos empleos, de los cuales la mayoría se han ido a México.

Los aspirantes presidenciales también discutieron el tema de la guerra contra el terrorismo, la estabilización de Irak y las prácticas comerciales con China.

Clinton y el senador de Connecticut Christopher Dodd criticaron a Barak Obama por decir, recientemente, que consideraría actuar unilateralmente para atacar blancos terroristas en Pakistán.

Obama respondió que Estados Unidos debería perseguir al líder de al-Qaeda, Osama bin Laden, si hay información de inteligencia “accionable” sobre su paradero.