Yone Minagawa, una japonesa, la persona de mayor edad en el mundo, murió a los 114 años de edad.

Ella falleció el lunes, en un asilo, en la suroccidental prefectura de Fukuoka.

Nacida el 4 de enero de 1893, Minagawa tuvo cinco hijos y los mantuvo vendiendo flores y vegetales.

La anciana disfrutaba mucho los dulces y era particularmente aficionada a los pasteles japoneses rellenos de pasta de judías rojas.

El libro Guinness de récords la nombró, en enero, la persona de mayor edad en el mundo, luego del fallecimiento de la estadounidense Emma Faust Tillman, a la edad de 114 años.

Con la muerte de Minagawa, ese título le queda a la estadounidense Edna Parker, también de 114 años, quien reside en el estado de Indiana.