La Unión Europea anunció redujo una prohibición a las exportaciones de ganado carne y productos lácteos de Gran Bretaña, que fue impuesta después de un brote de fiebre aftosa en el sur de Inglaterra a comienzos de agosto.

Este jueves, veterinarios de la Unión Europea acordaron permitir que Gran Bretaña reanude los embarques destinados a otros países del bloque el sábado.

Sin embargo, las restricciones se mantendrán para el área de 10 kilómetros que rodea las haciendas donde se detectó el foco en Surrey.

Un funcionario del Departamento de Veterinaria británico dijo que la rápida reanudación de los embarques se debe a las medidas tomadas de inmediato para contener la enfermedad.

La fiebre aftosa, que infecta al ganado, como vacas y cerdos, fue confirmada por primera vez el 3 de agosto en dos fincas ganaderas a unos 50 kilómetros al suroccidente de Londres.

La noticia despertó temores en la industria ganadera británica, que fue devastada por un brote mayor de aftosa en 2001.