El primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, dijo a los legisladores que aunque la seguridad ha aumentado en el país, sus fuerzas necesitan más tiempo para asumir las responsabilidades, ahora en mano de las tropas encabezadas por Estados Unidos.

En un discurso ante el Parlamento, este lunes, al-Maliki dijo que los niveles de violencia en Bagdad y la provincia occidental de al-Anbar ha disminuido en 75% desde que comenzó el aumento de tropas pro parte de Estados Unidos.

El primer ministro dijo a los legisladores que su gobierno ha logrado éxito en impedir que Irak caiga en una guerra civil.

Al-Maliki enfrenta una crítica generalizada por no lograr el fin de las divisiones sectarias.

El domingo, al-Maliki pidió a los países vecinos que ayuden a detener lo que llamó “fuerzas del mal” desestabilicen la región.