Las potencias mundiales están reunidas este viernes tratando de resolver diferencias respecto a las sanciones contra Irán, por su polémico programa nuclear.

Altos funcionarios de Alemania y de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China- se reunirán en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña son partidarios de imponer nuevas sanciones contra Irán, por su negativa a suspender actividades nucleares de alto perfil, como lo exige el consejo.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, sugirió el jueves que Moscú no tiene apuro en imponer nuevas sanciones y que está centrado en apoyar las negociaciones de Irán con el Organismo Internacional de Energía Atómica.