Autoridades de Banco Central Europeo decidieron mantener sin cambios una tasa de interés clave, en 4 por ciento, a pesar de inquietudes acerca del creciente valor del euro.

El presidente del banco, Jean Claude Trichet, dijo este jueves, en Viena, que la institución está dispuesta a actuar para contrarrestar el peligro de inflación.

Agregó que la entidad monitorea de cerca el impacto, desde una perspectiva más amplia, de la reciente volatilidad en los mercados financieros.

Algunos líderes europeos, como el presidente francés Nicolás Sarkozy, han instado al instituto emisor a reducir el costo de los créditos para equilibrar el creciente valor del euro.

La inquietud es que un euro fuerte eleva el precio de las exportaciones europeas, haciéndolas menos competitivas.

El Banco de Inglaterra también dejó sin cambios la tasa de interés clave este jueves, en 5,75 por ciento.