El presidente de Irak, Jalal Talabani, dijo que Bagdad encargó equipo militar liviano a China, porque Estados Unidos no puede proporcionárselo, debido a que tarda demasiado en la distribución de sus embarques de armas.

Talabani dijo al diario The Washington Post, el miércoles, que las armas, por un valor de 100 millones de dólares, serán usadas por la fuerza policial iraquí.

Agregó que las fábricas estadounidenses no tienen capacidad para cumplir con las exigencias de Bagdad.

Talabani, quien estuvo en Washington para sostener conversaciones con el presidente Bush, también exhortó a una distribución más rápida de armas estadounidenses, para reforzar al ejército iraquí.

Autoridades estadounidenses reconocieron que Washington enfrenta problemas para distribuir todo lo que Irak necesita.

Sin embargo, también indicaron que las fuerzas de seguridad iraquíes no han podido ubicar unas 200 mil armas estadounidenses.

Se teme que muchas de ellas estén en manos de insurgentes y grupos de combatientes que buscan desestabilizar a Irak y atacar a las tropas estadounidenses.